Opinión Esencial: My Own Private Idaho

“Pudiera amar a alguien sin ser pagado por ello. Te amo, y tú no me pagas”, Mike, interpretado por River Phoenix, le confiesa a su mejor amigo, Scott, interpretado por Keanu Reeves, en una fría noche en el desierto mientras hablan de sus vidas como prostitutos en las calles de Portland. El director de la película, Gus Van Sant, comentó que esa escena fue escrita y abogada por el entonces de 22 años , River Phoenix, para que fuera parte de “My Own Private Idaho”; creando así una de las mejores escenas del repertorio de Van Sant y mientras, el cuerpo y desarrollo de la película se encuentra en el personaje Mike Waters,  el corazón de la historia, yace en el deseo de todo ser humano al querer pertenecer a un hogar y ser amado.

My Own Private Idaho

Stream

Purchase

No cabe duda, que el paralelismo entre Henry IV y V de Shakespeare y el guión de Gus Van Sant asemejan varios temas que muestran dinámicas, como la amistad y relación entre padre e hijo, interpretado por Keanu Reeves, viniendo y encontrándose en mundos diferentes. Aunque varias referencias y diálogos que asemejan la novela de Shakespeare fueron editadas fuera de la película estrenada en el Festival de Venecia de 1991, manteniendo esa presencia de diálogos Shakesperianos parafraseados que parecen raros pero están llenos de tonos melodramáticos.

La cinematografía y tomas de esta obra maestra hacen hincapié que narrativas delineares funcionan, pero no son esenciales para todo tipo de historias. Desde los flashbacks que Mike tiene cuando tiene sus ataques de epilepsia, recordando a ese amor maternal que siempre anheló, o la granja destruida y los salmones nadando contracorriente, son elementos subliminales que el espectador tiene que descifrar no por lo que ve en esa toma, sino por lo que representa para el personaje. Incluso las escenas de sexo, que mientras no son secuencias en sí, son tomas de diferente ángulos entre los personajes, pudiendo parece excéntricas y pretenciosas en cierto modo, pero funcionando perfectamente, asemejando como Mike Water ve su vida como una serie de momentos que no lo dejan sentir, porque si siente algo muy fuerte, literal, su mundo pudiera colapsar.

River Phoenix y Keanu Reeves son el alma de “My Own Private Idaho”, su relación es, no solo natural, pero esencial para entender lo importante que es esta pelicula para el futuro de otras películas LGBT. Incluso, si la película fuera un día completo en las vidas de los personajes de Mike y Scott, la película funcionara impecablemente. Desde sus conversaciones acerca de sus respectivas familias, hasta, cuando Scott le rompe el corazón a Mike dejándolo por una chica italiana. Todo es parte del arco del personaje de River Phoenix, en el que desbalancea la noción que “Todo lo que no te mata te hace mas fuerte”,  e introduce en este caso, la noción que  “todo lo que no te mata, te hace menos humano.”

Mientras que audiencias del main stream pudieran encontrar esta cinta algo tediosa y aburrida, los amantes del cine culto consideran la estética y los temas de la cinta originales y auténticas. La única característica que une a este dos tipos de audiencia en “My Own Private Idaho” es River Phoenix. Se pudiera decir que Phoenix nació para dar vida a este papel de Mike Waters, y mientras indiscutiblemente la muerte de River Phoenix en 1993 fue una tragedia para el mundo cinematográfico y la familia Phoenix; el personaje de Mike Waters aún sigue vivo en todo adolescente que sufre al no ser amado correspondidamente y que opta por irse a un mundo donde sus sentimientos son correspondidos y aman sin ser lastimados.

This slideshow requires JavaScript.


My Own Private Idaho

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin
David Edgardo

David Edgardo

Author
Mexican/American living in London. Analyst by day. Writer by night. Completed a MSc on “International Security and Global Governance” at Birkbeck: University of London. Will publish his first novel in 2019.
David Edgardo
David Edgardo

Latest posts by David Edgardo (see all)